De Empresas, Náufragos y supervivencia en tiempos de crisis

A veces planteo a mis alumnos en clase un ejercicio de simulación en el que unos náufragos llegan a un territorio desconocido. En él se encuentran otros náufragos recién llegados con los que no comparten el idioma y unos habitantes a los que tampoco entienden y que no son hostiles pero tampoco les ayudan.

isla

¿Qué paralelismos podemos encontrar entre esta situación y la de una empresa? Analicemos dos posibles situaciones:

a) Una empresa que arranca su actividad.

En este caso el mercado es un territorio desconocido en el que hay otras empresas que empiezan y otras que ya están establecidas. Son empresas desconocidas, cuyas actividades y objetivos en principio no se conocen y con las que, en general, la empresa nueva no se relaciona. La empresa de nuestro ejemplo tiene unas tecnologías y unos recursos financieros y humanos con los que tendrá que enfrentarse a la tarea … ¿de qué? DE SOBREVIVIR La pregunta es ¿Sobrevivir para qué?

b) Una empresa en una situación de crisis generalizada.

En este caso el territorio donde se desenvuelve su actividad es completamente desconocido. Hay otras empresas pero como todas se enfrentan a la crisis es difícil adivinar en qué estan o qué hacen. Probablemente habrá una situación de desconfianza hasta que cada una sepa si realmente va a haber suficiente mercado para todos… La empresa tiene experiencia y ciertos recursos que han funcionado en otras situaciones pero deberá comprobar si en este nuevo escenario le son útiles. Es probable que esta empresa tuviese unos objetivos y una visión, pero en el nuevo escenario deberá plantearse si sus antuguos objetivos son adecuados y si los recursos disponibles son suficientes para sobrevivir y, si lo son, ¿sobrevivir para qué?

En los dos casos anteriores la situación requiere de una decisión de estrategia en forma de VISIÓN, definición de objetivos y plan de acción.

Obviamente una empresa que empieza es porque quiere QUEDARSE en el mercado, afianzar su posición y medrar en él (crecer). Los náufragos habrían decidido hacerse fuertes en el nuevo territorio y asegurarse una vida de bienestar en él para ellos y sus descendientes. Nuestros náufragos se habrían convertido en pioneros. Para ello deberán reconocer el territorio con detalle, fijarse bien en el resto de pobladores para aprender de ellos y colaborar o competir si fuese necesario, usar eficazmente sus recursos y obtener otros nuevos que les sean útiles. La empresa deberá conocer su mercado, adoptar medidas de colaboración con otras empresas (asociaciones, clústers…)y mecanismos de defensa en caso de competencia. De hecho tendrá que decidir si quiere crecer a costa de sus competidores (los naufragos podrían intentar “echar” al resto de pobladores) o absorberlos (los náufragos podrían dominar a alguno de los otros grupos y ponerlos a su servicio).

Sin embargo una empresa en un entorno de crisis tiene dos alternativas: seguir en el mercado (se aplica lo mencionado anteriormente) o desaparecer. ¿porqué no? Incluso esta decisión estratégica requiere de un análisis que implica al mercado: ¿cerramos y nos vamos? ¿intentamos vender los activos? ¿nos repartimos los activos? ¿alguno de los socios va a seguir por su cuenta con el negocio? ¿alguno de los socios va a iniciar otro negocio con parte de los activos actuales?. Lo que es lo mismo, el grupo de náufragos puede decidir irse de la isla pero ¿se van solos? ¿cambian lo que no van a necesitar por comida u otros aparejos al resto de pobladores? ¿se van todos o alguno se queda y se integra en la tribu? ¿se queda alguno y se queda con algunas de las cosas que los demás no se llevan?

En definitiva, muchas empresas, muchísimas, están en el mercado “sobreviviendo”, haciendo lo mismo de antes hasta que desaparezcan. En el símil de los náufragos, sobrevivir es quedarse para siempre en la isla viviendo como náufragos, solos hasta que mueran.

Pero el sentido de una empresa no es vegetar. Si los náufragos deciden integrarse en la tribu ya no es solo sobrevivir (la empresa se fusiona, adquiere seguridad aunque pierda autonomía). Si los náufragos deciden procrear ya no es solo sobrevivir (la empresa abre sucursales que tendrán que mantenerse por si mismas algún día). Si los náufragos deciden someter a los otros pobladores ya no es solo sobrevivir (la empresa decide competir por el liderazgo de mercado)…

En cualquier caso, sin una estrategia, sin una decisión consciente y razonada de que es lo que quieren para el futuro, una elaboración detallada de objetivos y un análisis realista de recursos, ni las empresas ni los náufragos serán dueños de su destino.

Sígueme y comparte
abril 16, 2016

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *