Certificado de Profesionalidad: Nueva oportunidad de Cualificación

Un Certificado de Profesionalidad constituye una acreditación de competencias profesionales que van más allá de meros conocimientos e, incluso, habilidades, proporcionando al empleador la garantía de que el/la “portador/a” de uno de estos certificados ha sido evaluado en relación con las actitudes necesarias para el correcto desempeño del puesto. Sin embargo, ni las personas trabajadoras ni las empresas saben valorar adecuadamente esta herramienta de cualificación. Por ello iniciamos una serie de tres artículos en la que trataremos de aclarar que son y por qué son tan útiles los Certificados de Profesionalidad.

¿Qué es un Certificado de Profesionalidad?

Tal como se recoge en la página WEB del SEPE:

“Los certificados de profesionalidad, regulados por el Real Decreto 34/2008, de 18 de enero,  son el instrumento de acreditación oficial de las cualificaciones profesionales del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales en el ámbito de la administración laboral.

Estos certificados acreditan el conjunto de competencias profesionales que capacitan para el desarrollo de una actividad laboral identificable en el sistema productivo sin que ello constituya regulación del ejercicio profesional.

Tienen carácter oficial y validez en todo el territorio nacional y son expedidos por el SEPE y los órganos competentes de las Comunidades Autónomas.”

Esto es, la persona que dispone de un Certificado de Profesionalidad tiene acreditadas “competencias profesionales” o, lo que es lo mismo, no es que haya “hecho un curso”, es que ha recibido formación teórica, práctica y actitudinal en relación con esa profesión en concreto que, además, forma parte del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales. Para tener una referencia, este Catálogo es el que se usa como base para la Formación Profesional.

Los Certificados de Profesionalidad están regulados por Reales Decretos publicados al efecto en los que se establece lo siguiente:

  • Las unidades de competencia cubiertas por el certificado de profesionalidad
  • Los módulos y unidades formativas de que debe constar la formación necesaria para acceder al certificado en cuestión
  • Los criterios de evaluación que deberá contemplar la formación impartida
  • Los requisitos de acceso para poder participar en la formación
  • Los requisitos que deben cumplir los docentes para poder IMPARTIR la formación
  • Los requisitos que deben cumplir las aulas para poderse impartir la formación en ellas.

Por lo tanto no estamos hablando de cursos al uso, sino de una estructura formativa muy rigurosa que requiere de una acreditación de aulas y docentes que deben justificar los centros colaboradores para que la Formación conducente a la obtención de Certificados de Profesionalidad (que así es como se denominan estos cursos) se luego reconocida por los Servicios Públicos de Empleo que son, en última instancia, quienes conceden los Certificados de Profesionalidad.

Soy un/a trabajador/a ¿Puedo cursar un Certificado de Profesionalidad en cualquier centro? ¿Puedo hacerlo online?

Cualquier centro de formación puede impartir cursos según las directrices recogidas en los reales decretos que regulan los certificados de profesionalidad, incluso cumplir escrupulosamente los requisitos de aulas y docentes, pero para que los servicios públicos de empleo, al menos en el caso de Canarias, el centro debe ACREDITAR sus aulas y sus docentes ANTES de la impartición de la formación. Pero eso solo no basta. Además, en el momento en el que se vaya a iniciar la formación, deberá notificarlo al servicio público de empleo de su comunidad, con el fin de que se efectúen las inspecciones correspondientes por parte de sus técnicos.

En el caso de los Certificados de Profesionalidad online, es el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) quien acredita a los centros que pueden ofrecer los Certificados de Profesionalidad en modalidad de Teleformación y en este caso, igual que en el anterior, los centros deben “Comunicar el inicio de cualquier acción formativa que impartan, y en el caso de que se dirija a la obtención de certificados de profesionalidad y se financie con fondos no públicos, tener además autorización expresa para realizarla.” Es decir, incluso si el centro ofrece la formación de manera privada (el alumnado paga la formación), es requisito la autorización previa para que sea reconocida oficialmente y se expida el Certificado de Profesionalidad.

__________________________________________________

Próxima entrega: Soy un empresario ¿Qué puedo esperar de un /a trabajador/a con un Certificado de Profesionalidad?

Sígueme y comparte
febrero 13, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *